Cualquier equipo, incluyendo las piezas que eventualmente vayan a tener contacto con peróxidos debe ser de polietileno o materiales inoxidables de alta calidad. Pueden utilizarse otros plásticos inertes, sin embargo el uso de acero no inoxidable, cobre o goma debe ser estrictamente evitado, ya que el contacto con tales materiales puede llevar a descomposición.

Use medidores y recipientes diferentes para peróxidos y aceleradores, y téngalos bien diferenciados. Debe tomarse una atención redoblada con las pistolas, certificándose de que el equipo esté limpio antes de llenar el recipiente de peróxido. Cuando realice un test, hágalo en un recipiente con agua, jamás direccione el spray hacia el aire. Certifíquese de que la válvula de peróxido no esté bloqueada.

No transfiera peróxido de su recipiente original a otro recipiente rígido o de vidrio que eventualmente pueda estallar si hay contaminación durante la transferencia. Los recipientes de peróxido vacios deben ser cuidadosamente lavados y descartados, de una manera tal que se evite la reutilización.